Situación extrema

aside

Fecha de la última modificación

Comentarios: 0

Cada vez veo más pruebas que prometen aventuras cada vez más extremas. lugares remotos, paisajes que dejan sin aliento, condiciones extremas, y un denominador común, tu bicicleta y tú (Drexler podría haber compuesto una canción para la ocasión).


Sin embargo, percibo con cierta decepción que independientemente de que cada prueba transcurra en un lugar distinto, hay algo más en común a todas ellas: el lenguaje superlativo y común. Común por lo homogéneo y simple. Expresiones comunes y sencillas se emplean para expresar lo que en realidad son emociones complejas. Música upbeat y cortes rápidos en las ediciones de vídeos, cuando la realidad es un plano secuencia de un sin fin de horas, y sin banda sonora (excepto que te empeñes en llevar auriculares para poner emociones a la realidad).

Cada vez noto que son más y más las frases hechas, contundentes, polarizadas y excluyentes que encuentro. No solo en IG, donde el dolor y el sufrimiento son temporales, y la derrota es para siempre; También en LinkedIn, donde eso que nadie disfrutaba haciendo, ahora es motivo de orgullo y lo compartes a los 4 mil contactos que te siguen. La realidad cada vez se parece más al futuro distópico de las películas de los ochenta.

Finishers de la Ultra-Joy Race across your life


Ahora ya no eres participante, eres un rider. Si terminas eres finisher, y si te retiras haces scratch. Me parece que vamos camino de una sociedad mejor, pero también más descafeinada, a la par que cada vez más edulcorada. La tecnología se desarrolla a velocidad de vértigo, y nuestro lenguaje mengua y mengua hasta convertirse en dos signos de puntuación que unidos forman un emoticono. ¿Cuándo hemos dejado de mirar las estrellas?

Por experiencia sabes que ese repecho antes de llegar a casa, en ocasiones fue verdugo. Por experiencia sabes que el challenge está dentro. Que incluso la persona más rica puede sentirse el ser más pobre de la tierra. Que es más difícil ser uno mismo, que cumplir con el resto.


Quizás es lo que se temía Marty McFly al final de la primera película de Regreso al futuro, en la que ante la urgencia de su amigo Doc, por viajar al futuro, le pregunta a éste si es que en el futuro se han vuelto gilipollas.
Cada vez nos vamos desconectando más de nuestra esencia, de lo que realmente somos: NATURALEZA.

A veces, una parada inesperada es una oportunidad que puede no vuelva a pasar.


Montar en bici creo que está bien, que debe ser divertido, que puede ser sacrificado, que puede ser peligroso. Montar en bici es algo que me gusta mucho, aunque no sabría responder en una línea por qué lo hago. Siempre sospecho que montar rápido, fuerte y lejos me aleja de la naturaleza de la bicicleta: DIVERSIÓN Reconozco que en esta época lo que busco es provocar un estado físico en el que, influido por el entorno, grabar una sensación, una emoción.

Cuántas veces me he preguntado cómo debe sentirse vivir toda la vida en un mismo lugar, sin sentir la necesidad de explorar. Reconozco que pertenezco, por la gracias del universo, a una parte de la población con los suficientes privilegios y oportunidades como para olvidarme de lo básico que atañe a la naturaleza humana. Quizás por eso mismo es que lo busco con desesperación, para siempre encontrarlo en el mismo lugar que la última vez: aquí dentro, en mi cabecita.


¡Salud y pedales!

apasionado de la bicicleta. desde que me monté en la bici de carretera no he podido dejar de pedalear. la posibilidad de alejarme de casa, de alcanzar puntos lejanos en un día, o de recorrer grandes distancias en poco tiempo es, por el momento, todo lo que busco (aparte de sentir la sensación de rodar con ritmo). rutas de uno o varios días no es problema, es lo que más me gusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario