Winter is coming: ciclismo de invierno

Quedan dos semanas justas para que comience el 2.020 y un par de días para que el Invierno haga su entrada oficial. Esta época del año es de las más difíciles para el ciclismo: pocas horas de luz, frío, aire, lluvia, compromisos, pocas ganas, etc., pero al mismo tiempo se produce un curioso efecto, y es el de la preparación mental. Muchos de los ratos «muertos» alcanzan para imaginarse haciendo algo al aire libre, otros para morderse las uñas viendo que se escapan los días. En fin, que cuando la cabeza vuela prefiero intentar aprovechar la ocasión.

En esta ocasión he hecho como el año pasado: anotar en el calendario las brevets que hay cerca de dónde vivo y las rutas que también quiero hacer. Después ya se verá, porque no siempre se puede (por compromisos, porque el cuerpo no da para más, porque apetece hacer otras cosas…). Tengo que decir que este 2.019 lo hice con el planteamiento de «lo que se pueda» y me ha ido muy bien. En 2.018 me angustié cuando quería y no podía, pero en cambio en 2.019 he hecho más de lo que esperaba (porque iba sin expectativas). Y eso que no he hecho nada m-a-y-ú-s-c-u-l-o, pero todo cuenta y la verdad es que estoy más que satisfecho. No he tenido caídas, ni accidentes, ni enfermedades y tampoco lesiones. Entre catorce y quince mil kilómetros este año. He recorrido muchos lugares nuevos, principalmente Murcia e interior de la provincia de Valencia.

Para 2.020 tengo muchas ganas de rodar más, de ser más autónomo y establecerme en la media distancia (200 km) de manera más habitual, para realizar mayores recorridos (eso sólo puede significar acostarse temprano y madrugar mucho) y tener más fondo. «Fondo que te quiero hondo»… por si surge la ocasión. Estar preparado.

Otra de las tareas que estoy preparando para este 2.020 es relanzar «biciovicio» de una forma más sólida. En el 2.017 arranqué con el blog, que se llamaba «cycling herzog» (aún me gusta este nombre), después llegó biciovicio, pero lo tuve con un dominio gratuito (de esos que parece que lo quieres esconder). Después hackearon la empresa de hosting, robaron contraseñas, me borraron el blog… y bueno, aquí estoy ahora, con un dominio propio, con email propio… vamos, que estoy de estreno.

Dominio nuevo, pero en cuanto a las redes sociales tengo claro lo siguiente: no-facebook, no-whatsapp, instagram… no sé, no sé, el grupo de telegram así así… twiter lo di de baja… y es que algunas me gustan, y otras muchas no. Algo común a todas es que se llevan mucho tiempo. La que más me gusta de todas es Strava, pero quizás no sea la aplicación más apropiada para lo que quiero publicar, y quizás porque quiero ser propietario de lo que hago. La idea la tengo clara: quiero seguir adelante con biciovicio. Ahora tengo que encontrar la manera de dinamizarlo, y también quiero encontrarme a gusto para ir compartiendo ratos al teclado.

Durante la anterior etapa de biciovicio me di cuenta de que la lista de correo electrónico para notificar de las nuevas entradas no funcionaba muy allá, por lo que no sé si tiene mucho sentido. Creo que Instagram puede ofrecerme el complemento para compartir el contenido de este espacio mío. Así que tendré que resucitar mi usuario para los tiempos por venir (y hacerme con un teléfono algo más competente que el que tengo.

No quiero que añadir entradas sea un proceso largo. Tiene que ser fluido. Así que aquí lo dejo por hoy.

¡Salud y pedales!

julio

apasionado de la bicicleta. desde que me monté en la bici de carretera no he podido dejar de pedalear. la posibilidad de alejarme de casa, de alcanzar puntos lejanos en un día, o de recorrer grandes distancias en poco tiempo es, por el momento, todo lo que busco (aparte de sentir la sensación de rodar con ritmo). rutas de uno o varios días no es problema, es lo que más me gusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario