Brevets Enero 2020

octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Ya estamos en enero y en menos de 3 semanas tendrá lugar la primera brevet en la que quiero participar. Al vivir en Alicante tengo la posibilidad de optar por las brevets organizadas por 3 clubes diferentes:

Por proximidad y logística, Alicante y Murcia son las que tengo en mente. Estamos en enero y si bien puede parecer un poco «temprano», lo cierto es que en menos que canta un gallo estamos en abril y ahí sí que debemos acumular horas y kilómetros en las piernas.

El próximo sábado 18 de enero, a las 08:00 es el 200 Alicante Sur, y el siguiente sábado 25, la Brevet del Vino y Uva de Mesa-Murcia Logic (el 200 murciano). Ambas con unos 1.800 metros de desnivel acumulado discurren por terreno rodador, evitando grandes obstáculos geográficos. Son más bien brevets de presentación e introducción, atractivas para un amplio número de cicloturistas que se lo proponen como una forma de realizar un recorrido de 200 km, o para ver de qué va esto de las brevets. El recorrido perfecto para ir calentando después del parón navideño.

Momento en la Brevet 200 de Murcia

Siempre he tenido la impresión que el primer doscientos del año es muy variopinto y heterogéneo. Se pueden ver todo tipo de ciclistas. A medida que avance el calendario y la distancia aumente, el número de instritos irá disminuyendo hasta lo irrisorio. Y es que este mundillo no es para todo el mundo.

Carlos Mazon – Biziosona – A veces te llegas a encontrar con el demonio a pedales! Palabras mayores! Respect!

Yo mismo no he hecho ningún 400 homologado en dos años. Homologado quiere decir que sea una brevet organizada por un club ciclista, porque 400 los he hecho, pero por mi cuenta. Yo lo veo así, el 200 es el punto de acceso abierto para muchos. El 300 ya es otro cantar, pero aquellos que han hecho un 200 previamente puede ser que se atrevan con ello, o los que son más fuertes que el vinagre y vean que el 200 no era más que un paseo largo, pues se animen. Estos dos rangos de distancia son asequibles, pues se llegan a completar con la luz natural del día. Ahora, el 400 es otro cantar, pues ya hay noche o madrugón, y con ello hay que utilizar luces y eso es otro rollo. El 600 ya implica noche (40 horas máximo) y pueden ser dos jornadas (300+300 o 400 + 200 en función del lugar escogido para pasar la noche). Después, los 1.000 y 1.200 no los he hecho y me gustaría, porque una cosa es completar un 600 que ya tiene tela, pues un 1.000 se presenta como un buen reto.

«Una brevet comienza a partir del kilómetro 200.»

Ciclista anónimo en una brevet

Además, el atractivo de estos «paseos» ciclistas es que las motivaciones personales, fuera de los tópicos que he presentado más arriba, son de lo más interesante: devora kilómetros empedernidos que nunca están saciados, que con la paciencia de quién lo ha hecho muchas veces, poco a poco van metiendo los kilómetros a la saca; también hay gente que se prepara para mayores retos y las brevets son una excelente, sencilla, organizada y social manera de hacerlo, pues más adelante puede que se enfrenten a impresionantes kilometradas en solitario.

Lo cierto es que siempre hay algo que aprender, y lo que una vez te funciona, la próxima no resulta ser así. Por no hablar de la climatología. Ahí es dónde el trigo se separa de la paja. Hay que tener muchos arrestos para pedalear el día que a Tláloc decide salir a dar una vuelta, o cuando Eolo mira a ver quién anda por la calle. Bajadas abruptas de temperatura, innumerables horas bajo el agua y la dificultad para gobernar nuestra nao son los ingredientes de las gestas de los gladiadores de la carretera. Por ello, una brevet que si bien bajo el sol puede resultar más una alegre marcha, lo cierto es que hay que estar preparado y equipado para completarlas cuando la climatología es adversa (guardabarros, bolsa con ropa de abrigo y de recambio, herramientas y repuestos).

Descendiendo Sierra Caputa – De esos sitios que molan

Mis propósitos para estas dos primeras brevets del año es simple: ritmo constante. Quiero enfocarme en los momentos bajos, porque un 200 son unas 7 u 8 horas encima del sillín, y siempre hay tiempo para tener bajones. Es ahí dónde quiero enfocarme y evitarlos, o atravesarlos con plena consciencia para no disminuir el ritmo que lleve, porque las brevets, aunque se pueden completar con medias por debajo de los 25 km/h, lo cierto es que no se suele ir sobrado de tiempo, ya que las paradas penalizan y mucho (tanto que ahí es dónde hay que andar con mucho ojo de pasarse de minutos).

2.020 acaba de comenzar y los motores ya están en marcha. Y tú ¿qué retos deportivos tienes para este 2020?

¡Salud y pedales!

julio

apasionado de la bicicleta. desde que me monté en la bici de carretera no he podido dejar de pedalear. la posibilidad de alejarme de casa, de alcanzar puntos lejanos en un día, o de recorrer grandes distancias en poco tiempo es, por el momento, todo lo que busco (aparte de sentir la sensación de rodar con ritmo). rutas de uno o varios días no es problema, es lo que más me gusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario