Brevet 200 Murcia – Ruta Azumbe. Por los valles de Ricote y Malveriche

El sábado 22 de febrero nos dimos cita en Murcia varias docenas de aficionados para participar en otro brevet de 200 kilómetros organizada por el Grupo Deportivo Murcia Randonneurs. En esta ocasión el recorrido era de media montaña, con un desnivel total acumulado de 3.115 metros, y un recorrido de 215 km.

La salida fue a las 08:00, y calculo que seríamos sobre 40 participantes de los 58 que nos inscribimos. Los primeros kilómetros transcurrieron charlando entre semáforos y frío. Deseábamos salir ya a carretera y aumentar el ritmo para entrar en calor.
Saliendo de Alcantarilla ya estaba rodando en la cabeza y así llegué hasta el primer control, en Ricote. Desde ahí 8 km de subida en silencio. Ya se sabe que las subidas ponen a cada uno en su sitio y algunos teníamos mucho interés en conocer qué lugar nos corresponde dentro del grupo. Era importante ir guardando fuerzas, pues aún quedaban muchos kilómetros y el objetivo era llegar bien a la última parte con la subida a Collado Bermejo.

El Valle de Ricote

El Valle de Ricote es una joya de paisaje salvaje a la par que humanizado: un oasis en medio de un abrupto paisaje árido. Sus escabrosos cerros de areniscas y ramblas, siempre a lo largo del serpenteante cauce del río Segura, han hecho de este lugar un enclave ideal para el cultivo de cítricos y frutales, y así lo atestiguan los diversos ingenios hidráulicos que datan de la época morisca. Es un valle geográficamente aislado, estrecho, con tramos que no alcanzan los 100 metros de anchura en algunos puntos. Se dice que es de los pocos lugares que quedan que aún conservan su original sabor musulmán, pues también fue uno de los últimos refugios de éstos en la Península. Todo esto por no mencionar a los romanos que ya conocían los beneficios de las aguas termales de Archena. En cualquier caso recomiendo mucho recorrerlo para disfrutar de la belleza de su paisaje y sus pueblos (y olores de los frutales cuando están en flor).

Valle de Ricote, Murcia
Valle de Ricote, Murcia.

Continuamos rodeando la Sierra de Ricote en sentido contrario a las agujas del reloj y la atravesamos pasando cerquita de la poza Fuente Caputa. Después de un breve ascenso comienza un rápido descenso (muy expuesto al viento) hasta Yéchar, donde giramos a la derecha dirección Mula y después a Pliego, dónde hacemos una parada técnica (cerca del km 100). Aprovecho la parada y tras rellenar el bidón de agua continúo con un grupo que no para. Los «fuertes» se están tomando un café express y quiero ver si me llego a «escapar». Dentro de mi sabía que no llegaría muy lejos, pero sí que quería ver si podría rodar después con ellos, por lo que quería tomar ventaja para ir haciendo kilómetros a un ritmo menor.

100 kilómetros de calentamiento.

Desde Pliego había 25 km en continuo ascenso hasta «la casa del francés», poco antes del siguiente control en Zarzadilla de Totana. Antes de llegar a Casas Nuevas se gira a la derecha y nos adentramos ya por Malveriche, que es el valle norte de Sierra Espuña, zona de umbría. Atrás se van quedando los campos de almendros en flor y vamos cambiando al pino a medida que ganamos altura. Llega el primer repecho duro de la jornada y dejo atrás al grupo que acompañaba. En breve estoy solo, pero por poco tiempo, ya que no tarda en alcanzarme el grupo fuerte, con Juan Pedro a la cabeza, como es habitual. Les dejo pasar (qué iba a hacer) aunque trato de engancharme al último de su grupo. Rápidamente me doy cuenta de que esa no es mi batalla. No obstante, procuro mantener un ritmo «competitivo», pues tampoco quiero que me alcance nadie más (cosas que entenderán los lectores ciclistas). En todo eso que me alcanzan dos más que se habían descolgado del grupo principal después de Ricote. Consigo mantener la rueda de Luis Pina, quien es generoso con el esfuerzo.

Grupeta rodando por Malveriche antes de la subida a la casa del francés.

La casa del francés pasa factura

La subida de la casa del francés son cerca de 10 km al 4% de media. No es ni mucha distancia ni tampoco mucha pendiente, pero dependiendo del ritmo se hace más o menos difícil, y puedo decir que esta se hizo larga e intensa. Juntos alcanzamos el collado y comenzamos el descenso, con firme irregular hasta el próximo control. Allí nos reagrupamos con el grupo de cabeza y después de una mínima pausa, vuelvo a ponerme en marcha con ellos. No termino de completar la bajada y les dejo marchar. Van un punto por encima (o dos) y lo único que puedo conseguir es agotarme. Parece que voy aprendiendo y no me cebo (al menos de momento). Desde allí hasta coronar el collado Bermejo voy solo, y disfruto de los 10 km de subida al 7% de media que atraviesa la Sierra Espuña. Nuevamente disfruto del silencio de este lugar. Hay bonitas vistas mientras se gana altura entre la pinada.
Cuando alcanzo el Collado me vuelvo a encontrar con Luis. Mientras hablamos un poco llegan otros dos compañeros. Sin mucha demora formamos un grupo y nos ponemos en marcha. Iremos juntos ya hasta el final en Murcia. Ya llevamos un ritmo más tranquilo, aquí nadie tiene interés por ver si les recortamos algo a los de delante (un grupo de gente realista, porque eso no era posible).

Carretera a Collado Bermejo (Sierra Espuña)
Una de las muchas horquillas que hacen que la subida a Collado Bermejo sea una pasada.

El ritmo que ponemos hasta Murcia es tranquilo y en Pliego,penúltimo control, paramos para tomar un par de refrescos y comer algo. Tampoco sin demorarnos más de 15 minutos. Cuando arrancamos llega otro grupo de 4. Finalmente llegamos al último control en el Hotel Melva de Murcia. Son poco más de las 17:00 y estamos todos satisfechos con la jornada de ciclismo. Se ha podido disfrutar de un día excelente para el ciclismo. Sin lamentar caídas ni incidencias y disfrutando del bonito recorrido, el cual recomiendo a quien tenga ganas.

¡Salud y pedales!

julio

apasionado de la bicicleta. desde que me monté en la bici de carretera no he podido dejar de pedalear. la posibilidad de alejarme de casa, de alcanzar puntos lejanos en un día, o de recorrer grandes distancias en poco tiempo es, por el momento, todo lo que busco (aparte de sentir la sensación de rodar con ritmo). rutas de uno o varios días no es problema, es lo que más me gusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario